La decoración y el interiorismo en los alojamientos turísticos como ventaja competitiva

El interiorismo juega un rol especial en los hoteles y otros alojamientos turísticos. Crear espacios atractivos, cómodos y que inciten al disfrute es esencial para estos negocios. Al fin y el cabo, la mayoría de los clientes tiene estos requisitos en mente a la hora de elegir. Así, los establecimientos que cuidan la decoración y el diseño de interiores consiguen una ventaja competitiva significativa.

Proyectos de interiorismo: una lucha continua

La competencia en casi todos los sectores de la economía es feroz y cualquier mejora puede resultar clave a la larga. En este aspecto, aquellos establecimientos dedicados al turismo, sean hoteles o apartamentos, no deben descuidar su puesta en escena y crear una decoración atractiva. La mayoría de los empresarios dedicados a estas labores enfatiza la relación entre diseño y competitividad.

La necesidad de destacar por encima de la competencia es real, ya que diversos hoteles, por poner un ejemplo, tratan de atraer a un mismo público objetivo. Buena parte de este sector está sensibilizado sobre la importancia del diseño, el cual logra una mejora en la oferta de cara al público. Es común trazar una estrategia para conseguir unos resultados óptimos, lo que requiere la contratación de un interiorista para alcanzar los objetivos marcados.

Además, trazar una estrategia de diseño permite transmitir a través de este la imagen de la marca, sus valores y la visión del negocio. Así, los clientes asimilan unos colores o un patrón decorativo a una marca concreta, la cual podrían escoger más a menudo si la relacionan con la calidad, el buen precio y un trato personalizado, por poner algunos ejemplos.

Junto a esto, el diseño de interiores es el que tiene más peso, incluso frente al de la comunicación o al de los servicios. Esto pone de manifiesto la importancia para estos negocios de resultar atractivos y causar una buena impresión en los clientes, sobre todo si quieren mantenerse competitivos a largo plazo.

¿Qué otros factores potencia una buena decoración?

Los proyectos de interiorismo bien planteados también traen otras ventajas. Por un lado, es posible reforzar la imagen de marca o difundirla de una forma más sencilla. El objetivo que persigue en este caso es conseguir la diferenciación. Los negocios de un sector llegan a parecerse en exceso, ya que ofrecen los mismos servicios o productos. Por esto, es necesario establecer diferencias que hagan a nuestro negocio identificable, además de que destaque por encima de la competencia.

Por otro lado, una decoración bien planteada es crucial para conseguir la comodidad de los clientes. Un diseño poco armonioso, que no resulte práctico o que recurra a unos colores demasiado potentes, causará efectos negativos en el público. Si estos se encuentran en un lugar acogedor, moderno y que no les ponga obstáculos en su uso, lo más probable es que busquen repetir y vuelvan a visitarnos más de una vez.

Al fin y al cabo, de lo que se trata es de cumplir con las necesidades de los clientes, por lo que debemos ponernos en su lugar y pensar lo que esperan de nuestro establecimiento. Así, lograremos potenciar la competitividad del negocio y reforzarla con la comodidad y una buena imagen de marca.

Claves de un buen diseño de interiores que sea competitivo

Una de las claves a la hora de crear un buen diseño es, precisamente, la búsqueda de la calidad
. Esta cualidad debe quedar reflejada en los materiales de muebles y estructuras arquitectónicas. Así, no solo resultarán más atractivos, sino que transmitirán una buena imagen y serán más resistentes al uso.

Además de esto, un diseño coherente es fundamental para atraer a los clientes. Debe existir una línea decorativa para todos los espacios que se mantenga constante. Es algo fundamental para transmitir la imagen de la marca y para evitar la confusión de los clientes, quienes esperan algo predecible. Es decir, si se apuesta por una decoración distinta en cada habitación, los huéspedes se sorprenderán y puede que no lleguen a entender los motivos.

La funcionalidad de espacios y muebles también es un factor clave que no se debe dejar pasar. La estética es importante, pero un mueble que no resulte útil se convertirá en un estorbo. Quizá se pueda pensar que se trata de un buen diseño, pero no hay que olvidar que todo debe estar al servicio del cliente. La falta de funcionalidad puede restar comodidad a cada habitación de un hotel, por ejemplo. Además, conviene evitar caer en diseños demasiado estrafalarios que terminen por repeler a buena parte del público.

En definitiva, el interiorismo es crucial para que los alojamientos turísticos y los hoteles se mantengan competitivos. En este sector la buena imagen tiene mucho peso, pero esta debe estar cimentada sobre una serie de factores. Al fin y al cabo, lo que importa es cuidar la comodidad y velar por la satisfacción del cliente.

Compartir esta publicacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *